Ya ha empezado la temporada de los mercadillos (llamados “Kinderkleiderbörse”, “Second-Hand-Basar“, „Babymarkt“, „Kinderkleidermarkt“), una forma muy cómoda y divertida de comprar ropa barata y de buena calidad para vuestros peques. Allí, madres y padres venden ropa usada (pero en buen estado) a precios imbatibles. También podéis encontrar juguetes, libros, muebles, bicis etc. para niños.

¿Cómo funcionan?
Hay principalmente dos tipos de mercadillos:
a) Los mercadillos dónde los padres tienen bancas individuales y presentan cada uno su mercancia. Se paga directamente a los vendedores. Ventaja: Se puede negociar el precio, p.e. comprando más artículos. Desventaja: Hay que revolver un montón de ropa en cada banca.
b) Los mercadillos llamados „Kommissionsbasar“, dónde los organizadores reunen y ordenan la mercancia. Se paga al salir de la sala. Ventaja: Está todo ordenado por tamaño, lo que facilita la búsqueda. Desventaja: No se puede negociar el precio.

¿Dónde están?
Casi todas las parroquias, guarderías y Kindergärten organizan mercadillos. Suelen tenerse los sábados o domingos. Echad un vistazo al portal de la iglesia o de la guardería del barrio para conocer las fechas. Algunos mercadillos (pero no todos!) están listados aquí: http://www.babybasare.de/plz3.php

¿Cómo puedo vender la ropa usada de mis hij@s?
Depende de la organización del mercadillo. Dirigios a ellos para conocer el procedimiento. Lo más fácil es de preguntar directamente en la oficina de la parroquia o de la guardería. Normalmente hay que llevar su propia mesa, la venta suele costar unos 5€ y un pastel para la cafetería; el beneficio está para la guardería.